Cómo responder a un insulto inteligentemente

Todos, en mayor o menor medida, hemos probado el amargo sabor de los insultos. No es agradable. No cabe duda. Pero responder con ira, frustración o incluso agresividad es tan inútil como tomar veneno esperando que dañe a otra persona. Cuando las palabras necias revolotean a nuestro alrededor, necesitamos aprender a dar respuestas inteligentes a los insultos, por nuestro propio bienestar psicológico.
Cuando escuchamos un insulto solemos reaccionar automáticamente poniéndonos a la defensiva. Nos enfadamos y estresamos, de manera que no solo debemos lidiar con el insulto sino también con las emociones desagradables que ha generado.

Para responder a un insulto inteligentemente necesitamos evitar que se produzca una reacción emocional. En vez de dejar que las emociones tomen el mando, tenemos que activar nuestro pensamiento lógico centrándonos en los hechos.

La reacción emocional se produce cuando consideramos ese insulto como un ataque a nuestro ser.

Entonces reacciona desde la inconsciencia y nos comportarnos de manera irracional.

En cambio, necesitamos comprender y ser conscientes para poder ver el hecho en “si” y no el hecho en “mi” la línea entre un insulto y una crítica constructiva puede llegar a ser muy fina y subjetiva.

De hecho, Epícteto pensaba que lo insultante no es la persona, sus actos o palabras, sino nuestro juicio sobre lo ocurrido. Es algo difícil de digerir, pero para ser insultados, debemos permitir que ese insulto cale en nosotros. Este filósofo añadió: “Nadie puede dañarte sin tu consentimiento, serás lastimado en el preciso instante en que permites que te dañen”.

Sé mejor que quien te insulta

Marco Aurelio, emperador romano y estoico prominente, pensaba que no debemos conceder a quienes nos insultan la posibilidad de manipular nuestras emociones. Escribió: “La mejor venganza es no ser como quien te dañó”.

Séneca, por su parte, pensaba que la ira siempre dura más que el dolor, por lo que no tiene sentido enfadarse por un insulto. No debemos dejar que ese insulto arruine nuestro día ni darle más importancia de la que merece.

Escribió: “Una gran mente desprecia los agravios que le hacen; la mayor forma de desdeño es considerar que el adversario no es digno de venganza. Al vengarse, muchos se toman demasiado en serio las pequeñas humillaciones. Una persona grandiosa y noble es aquella que, como un gran animal salvaje, escucha impasible las pequeñas maldiciones que le lanzan”.

Ignorar el insulto de alguien es la forma más potente de contraatacar porque demuestra autocontrol y nos impide caer en su juego. La clave consiste en comprender el “hecho en si” e aquí una persona que me agrede tal cual, pero no me afecta por que no lo relaciono con mi ser y es así como podemos tomarnos un momento antes de reaccionar. Respirar, pensar y luego decidir qué hacer.

Cuando incrementamos el tiempo entre el estímulo/insulto y nuestra reacción podemos dar una respuesta más reflexiva. Podemos recurrir a la lógica e ir más allá de la emoción inicial. Los estoicos no tenían nada en contra de las emociones, pero si se trata de una emoción no deseada que puede causar daño, es mejor dejar que siga su curso y no aferrarnos a ella.

Epícteto compartía esta idea. Se preguntó: “¿Quién es invencible? Aquel que no puede ser perturbado por nada más que su decisión razonada”.

¿Significa esto que si nos atacan no debemos defendernos? Por supuesto no. Pero si los estoicos tuvieran la oportunidad de elegir, preferirían la paz a tener razón. Elevarte por encima de los insultos es una postura más madura que te permitirá blindar tu paz interior. Después de todo, no tiene mucho sentido discutir con una persona necia

Buscando lo positivo en el insulto

Incluso podemos buscar lo positivo en los insultos. Podemos dejar a un lado la rudeza y la mezquindad para buscar las pepitas de oro que pueden estar escondidas en una crítica ácida. Podemos usar esos comentarios para mejorar. De hecho, los estoicos solían ver el insulto de un amigo o mentor de confianza como un favor personal, una oportunidad de superación que debe recibirse con gratitud.

Cada vez que alguien nos insulta y logramos controlarnos, es una victoria personal. Responder a un insulto con otro insulto, al contrario, implica reproducir la cadena de la ira, y la inmadurez. Eso no cambiará las cosas. Si reaccionamos con calma e incluso gratitud, tomaremos por sorpresa a la persona que nos ha insultado, de manera que es más probable que reflexione sobre su comportamiento.

Para lograr controlarnos y que los insultos no hagan mella en nosotros, debemos trabajar para disminuir la sensibilidad a nuestras propias imperfecciones abrazando la idea de que tenemos fallas y debilidades y que a veces las personas las señalarán. No somos perfectos y tenemos que asumirlo. Si aprendemos a auto-observarnos los insultos pasarán de largo sin tocarnos. Sería mucho peor vivir en una especie de mundo de ensueño donde todo el mundo finge que no tenemos defectos, de manera que no tendríamos la posibilidad de cambiar y crecer.

Published by Graciela Gutiérrez de Velasco

Digital Entrepreneur, Consultora y Comunicadora Certificada en Semiología de la Vida Cotidiana, Cantante Profesional.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create your website with WordPress.com
Get started
%d bloggers like this: